por Lucía Mazzini

La bicicleta conquista nuevos territorios. Estrategias de marketing apuntan a generar alianzas con este vehículo que trae consigo un sinfín de seguidores. La bici se posiciona no sólo como un transporte alternativo sino además como un medio para emprendedores para dar difusión a sus negocios. Cada vez son más las bicis que vemos en la ciudad. Empresas del sector público y privado se ven interesadas por esta nueva manera de trasladarse. La bici despierta pasiones entre sus fieles seguidores en el mundo, y muchos ven esto como una oportunidad. Es innegable, que más allá de una moda o una ocasión para hacer campaña, la bici se haya vuelto una opción sustentable frente al conflicto del tránsito. Muchos encontraron en la bicicleta una alternativa al auto y al transporte público (en ocasiones deficiente). Hoy en día, ya alejada del prejuicio que la asociaba a una clase baja (aunque lamentablemente continua siendo así en algunos países) o a los niños, la bici encuentra su espacio en el mercado moderno. Tiendas que colocan en sus puertas estacionamientos para bicis y se declaran “bike friendy” como es el caso de cafés y restaurantes como Almacén Purista y Café Rivas que dentro de sus propuestas premian a quienes llegan en bici.
Marcas de moda y diseñadores generan alianzas con bicicleterias como la unión Monochrome + Pesqueira para dar lugar a un producto en el que se fusiona estética e innovación. La venta ambulante se reversiona y los negocios salen a la calle en forma de bicicletas acondicionadas que venden cookies, alimentos naturales, café. Una opción para nuevos emprendedores. Como novedad: servicios de mensajería en bicicleta con una propuesta que incluye paquetería,  encomiendas y gestión de trámites; y publicidad en dos ruedas. En varias ciudades del mundo ya se pueden ver bicicletas circulando por centros estratégicos portando campañas publicitarias. Se trata de una alternativa económica y de gran impacto. La bici se renueva y conquista nuevos espacios: se aleja del uso exclusivo para entretenimiento o deportivo y se mezcla en la cotidianeidad y el trabajo. Genera fuentes de ingresos siempre fiel las características que la hacen única: una forma sana de traslado que preserva el medio ambiente y, en muchas ocasiones, hasta puede ser más rápida que tomarse el transporte público o circular en auto. Será que llegaremos a ver nuestras ciudades llenas de bicis? Esperemos que sí.

Una mirada lateral