Por primera vez, Feria Masticar levantó su bandera de “comer rico hace bien” en la costa Argentina. La feria de gastronomía más importante del país se realizó por primera vez fuera de la Ciudad de Buenos Aires y recibió en los antiguos silos del puerto de Mar del Plata.

txt & fotos: Grupo Mass

 

Esta iniciativa dio vida a un predio histórico que estuvo en desuso por casi 40 años y lo transformó en un alegre y colorido escenario para disfrutar del gran potencial gastronómico local y del país.

Todos los asistentes tuvieron la oportunidad de ver e interactuar con los chefs más representativos de nuestro país y probar las diferentes propuestas gastronómicas con el protagonismo de siempre de los productos regionales. Como en cada edición de Masticarel Mercado fue una vez más el corazón de la feria con más de 73 productores de todo el país.

Los platos y tragos destacados de esta edición fueron para todos los gustos. Mini calzone rellenos de muzzarella, jamón cocido, longaniza calabresa, huevo batido y queso parmesano de El Rey del Calzone, sándwich de ostras fritas, pepino en vinagre, mayo de lima y cilantro de Crizia, pesca del día a la brasa de Elkano (restaurante vasco con 1 estrella Michelín), lechón a la parrilla provenzal de Leo Perales, croquetas de langostinos con emulsión de lima limón de Alo`s, la empanada neuquina de cordero de La Toscana y el imperdible de Sarasanegro, la piada de pez limón marinado.

En cuanto a tragos, el gin de pino limonero, almíbar de limón y soda de Julep, el Wild Turkey con ananá asado con mascaba, canela y sidra de Matías Merlo y el vermú La Fuerza Rojo con soda de La Fuerza bar y vermú, el café y las medialunas de La Fonte d` Oro, y los clásicos churros con chocolate de Manolo.