En el centenario de uno de los cócteles más famosos y consumidos del mundo, CAMPARI GROUP presentó una evocación a la historia del célebre trago.

 

 Campari, el reconocido aperitivo italiano, presentó un homenaje al icónico coctel Negroni en el Teatro Colón, considerado uno de los teatros líricos más importantes del mundo, en el marco de las celebraciones mundiales de los 100 años del Negroni (#N100).

El Negroni, este aperitivo de origen italiano, con corazón de Campari, que ingresó al salón de los clásicos y es protagonista de la corriente actual de la coctelería que recuperó su esplendor, tanto en el mundo como en Argentina, tuvo su celebración en la mítica sala del Teatro Colón recorriendo sus distintas etapas a lo largo de la historia, con la dirección artística de Roberto Antier y musical de Tomas Mayer Wolf, junto al vestuario de Kostüme.

“Nos reunimos en el teatro más icónico de la Argentina, para celebrar los primeros 100 años del Negroni. Haciendo un viaje imaginario a través de la historia del Conde Negroni que comenzó en el Caffe Cassoni de Florencia y se extendió a todos los rincones del mundo. Y de esta manera, finalizar este aniversario, haciendo otro viaje imaginario sensorial a través de la degustación de distintas versiones de Negroni preparados por destacados bartenders de nuestro país”, destacó Gustavo Oscar Domínguez, Director general Campari Group Sudamérica.

En la actualidad, el Negroni es un fenómeno global, y un signo de sofisticación y elegancia. En la Argentina también se vive y disfruta esta tendencia, el Negroni, descendiente directo de otro cóctel, el Americano, es parte de la memoria afectiva de los argentinos y su cultura. Para que exista el Americano y luego el Negroni, debió existir primero el bitter rojo más famoso y glamoroso de Italia que nació en 1860, en Milán, de la mano de Garpare Campari; años más tarde su hijo Davide fue el responsable de la expansión e internacionalización de la bebida.

 Cien años de un clásico

Fue alrededor del año 1919 en Florencia cuando el Conde Camillo Negroni al pedir un Americano decidió que había llegado el momento de hacer un cambio. Entonces pidió que se le agregará un toque de gin en lugar de soda, inspirado en su último viaje a Londres, donde esta bebida es un clásico. El bartender estuvo encantado de satisfacer la petición del Conde Camillo Negroni y agregó una rodaja de naranja como decoración en vez de una de limón, típico del Americano, como símbolo de la nueva creación. En Florencia, la bebida ‘típica’ del Conde, se empezó a conocer como el Americano del Conde Negroni, o el “Americano con un touch de gin”, este episodio dio origen al nacimiento del Negroni, uno de los cocteles clásicos contemporáneos más célebres. La receta original, una combinación en perfecto equilibrio de partes iguales de Campari, Vermut Rojo y London Dry gin, que con un siglo de antigüedad aún hoy se disfruta.

 La historia del Negroni en Argentina

En la Argentina a partir de 1978 comienza la comercialización del Campari, este bitter con sabor dulce y un toque amargo que tuvo un temprano encuentro con los argentinos que lo diferencia de otros mercados de Sudamérica. A finales del Siglo XVIII y principios del Siglo XIX, más de 3 millones de italianos llegaron a la Argentina, junto a la pizza, la pasta y también el gusto por el vermut y el amaro.

Se lo bebía solo o con vermut al igual que en Italia y, rápidamente, ganó popularidad debido a la gran cantidad de italianos que se encontraban en el país y que consumían con frecuencia aperitivos: vermut de todo tipo, bitter rojos y otros amargos; siendo parte de las bebidas cotidianas, no solo de los inmigrantes, sino también de sus descendientes y de los criollos que los adoptaron como propios.

El nacimiento de la coctelería argentina tiene un paralelo con el centenario de la joven nación hacia 1910 que  provocó un gran impulso en el consumo de todas estas bebidas y el surgimiento de varias recetas de los primeros bartenders de esa época.

La coctelería profesional argentina que también lleva más de un siglo en las manos de destacados bartenders, y tuvo sus distintos momentos de auge y esplendor, permite a los argentinos tener acceso a los clásicos y a la permanente vanguardia con las nuevas tendencias.

Muchos son los motivos para que la Argentina continúe su romance con el Negroni, un trago que tiene la magia de reinventarse a través del tiempo; tanto en su versión clásica como en las decenas de versiones, una clave del éxito, y de la conquista permanente de los fieles consumidores, y especialmente, de las nuevas generaciones.

La Asociación Internacional de Bartenders (IBA) incluye Campari en su lista de ingredientes oficiales para preparar el Negroni y, por lo tanto, no existe Negroni sin Campari.

 + www.campari.com